Menu

100 Chistes Inesperados Para Partirse La Caja


Autores


Resumen del Libro

—¡A mí! ¡A mí! ¡Elígeme a mí! —¿Alguien le ha explicado al número 4 lo que es una rueda de reconocimiento? —Pasaba por aquí y pensé que igual querías tomar algo. —Pero si eres de Murcia. —¿Y dónde estamos? —En Connecticut. —Me has pillado. Me masturbo pensando en ti. —Señor, gracias por modelarme una compañera con arcilla. —Adán, aún no la he hecho. Te estás follando un botijo. ¿En qué se parece un ginecólogo a un repartidor de pizza? En que ambos pueden olerla, pero no se la pueden comer… *A 300 gays les ha revuelto el estómago esto* ¿Cómo le dice un Mexicano a su hijo que lea? Hijolee… —¿Qué haces llorando, cariño? —Ha venido el de ONO y me ha tocado la fibra. —Mi vida, ¿este vestido me hace gorda? —¡Hijo, rápido, trae la cámara! ¡Este elefante me está hablando! –Suegra, ¡¡¡qué buen disfraz!!! Me gusta el detalle de la escoba. –Estoy barriendo, estúpido. –¿Oye, cómo se escribe nariz en inglés? –Nose. –¿Tú tampoco? Mierda, nadie lo sabe… —Menuda polla tienes. —Gracias, Yoda. —Entendido no me has. —Estoy fatal de la garganta, estoy que no puedo ni hablar. —¿Ronco? —Como una cerda asmática, Lola, pero qué tendrá que ver. Y así hasta 100 🙂


Opciones de descarga:

DESCARGAR PDFDESCARGAR EPUB
Bajar Libro

Valora este libro:

100 Chistes Inesperados Para Partirse La Caja
Califica este libro

Comenta el libro

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies